¿Super? 8

1 09 2011

Esta es una crítica cortita, cortita, para desempacharos un poco de los rollos monumentales que suelo contar últimamente.

Super 8 me dejo sensaciones encontradas. Su factura es impecable, su historia y guión están muy cuidados, las actuaciones son muy buenas, la dirección es más que correcta, contiene escenas espectaculares… todo raya a gran altura, entonces ¿Porqué no me convenció?

La gran fuerza de Super 8 es la nostalgia. Si nos dijeran que la ha dirigido Steven Spielberg en su cenit (los 80, principios de los 90), lo creeríamos. De hecho, parece un homenaje a su cine: E.T., Encuentros en la Tercerafase… incluso Tiburón (por como se presenta la amenaza invisible). La música, la ambientación: todo está pensado para recordar esos años. Es una baza muy inteligente: satisface esa vena nostálgica que está tan en boga, el nuevo público se encuentra con una gran historia y llegas a todas las edades con una película redonda. Entonces, ¿donde está el fallo?

La sensación que me dejó cuando terminó la película fue de estafa. Es decir, goce viéndola, me reí, tuvo grandes secuencias que me sorprendieron, pero al final, no había visto nada nuevo. Todo estaba muy trillado y si en lugar de ver Super 8 me hubieran dicho que veía un remake adaptado al nuevo milenio de ET lo habría creído. Eso es lo que puedo decir. Todo está genial, incluso los niños son grandes actores, sobretodo la chica, pero la sensación fue que todo era una gran estrategia comercial.

Spoilers: el final es soso, soso y predecible hasta decir basta. Antes de la mitad de la peli se veía como terminaría. Algunos giros de guión son un poco forzados, como salvar al sherif y a la ama de casa en la guarida del alien, simplemente para que sean carne de cañón. También el diseño del bicho es patético, parece sacado de la nueva trilogía de Star Wars. Se ve muy falso, mucho ordenador, pero lucía mil veces mejor ET en 1982 (¿o era 1984?… que más da).

He de reconocer que el detalle del medallón al final es muy bonito, pero el final es demasiado predecible, demasiado "familiar" y ñoño.

Lo mejor: el acabado del “producto”. Los actores. Algunas escenas como los niños corriendo por el pueblo convertido en campo de batalla. Su amor cinéfilo. Su corto tras los créditos. Su buen rollo en general.

Lo peor: que busque tan deliberadamente la “añoranza” de “aquellos maravillosos años” 80. El diseño del bicho en cuestión, patético. El final.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: