La Guerra Civil en el cine, de izquierda a derecha y viceversa…

28 04 2011

            La Guerra Civil es uno de esos grandes traumas patrios que no nos deja. En la parte positiva diré que se ha convertido en escenario de un gran número de ficciones cinematográficas. Esta afirmación viene validada a tenor del número de films de esta temática que se han ido estrenando desde la caída del Régimen.

            La última ha sido Encontrarás dragones, que continúa la tradición de films como La lengua de las mariposas, Las trece rosas, Libertarias, Por quien doblan las campanas, Soldados de Salamina, Ay, Carmela!, Spansi, La mujer del anarquista… o incluso, cayendo en la ficción como El laberinto del Fauno o Balada triste de trompeta.

Encontrarás Dragones, a pesar de no ser la historia definitiva si aporta algo que se hecha en falta muchas veces: dinero y la espectacularidad que ello conlleva.

            A mi parecer, aún no ha sido filmada la gran película sobre la contienda, esa que aúne a críticos, espectadores… una gran superproducción que alguien que quiere ilustrar la Guerra pueda referir: “Has visto …, pues eso!” De hecho, igual que en todos los aspectos de la política nacional actual, este cine no está exento de unas connotaciones que se decantan por las tradicionales izquierda o derecha.

            En lugar de analizar cada uno de los films, vamos con tres que se pueden definir como representantes de la mayoría.

            Izquierda: Tal vez el film más recordado es Tierra y libertad de Ken Loach. Film de 1995, fue galardonado con diversos premios europeos, entre ellos la elección del público en Cannes. La historia narra el periplo de Ian, un joven ingles que viaja a España para unirse a las brigadas comunistas. Acabará por unirse a las brigadas del POUM y luchando en el frente de Aragón. Se supone que es una libre interpretación de Homenaje a Cataluña, el libro de George Orwell.

Aprestandose para atacar un pueblo.

            La película cuenta con algunas secuencias muy interesantes, como el debate que surge tras la ocupación de un pueblo y si el colectivizar la tierra, las represalias, el enfrentamiento entre anarquistas y comunistas en el centro de Barcelona o la substitución final de las milicias por un ejército regular.

            Hay que achacarle la falta de presupuesto, que desluce un tanto las escenas bélicas y como la presencia de actores amateur destrozan el nivel interpretativo. Es más, incluso los actores españoles profesionales sobreactúan de manera vergonzosa.

            Como curiosidad, las canciones que cantan son piezas reales de la Guerra Civil. La recreación, en cuanto a vestuario y localizaciones es también correcta. Obviamente, peca de contar la guerra desde una visión muy concreta, siendo extraño la percepción que se tiene de que el enemigo es el comunismo y no los fascistas.    

            Tirando, más o menos al centro: se encuentra la que, siempre para mí, es la mejor interpretación cinematográfica del conflicto: La Vaquilla de Berlanga. Estrenada en 1985, narra las peripecias que rodean la celebración de una novillada en el frente. Cuando los republicanos descubren que los nacionales se preparan para celebrar una verbena en un pueblo próximo al frente, se prepara una misión para sabotearles la fiesta, hundirles la moral y de paso, comerse a la vaquilla. Un catastrófico comando, formado por un teniente peluquero, un sargento que añora la disciplina, un sacristán republicano, un torero cobarde y un lugareño que solo quiere ver a su novia, emprenden la misión que irá, inevitablemente, de una situación absurda a otra peor.

Tres actores cómicos en estado de gracia.

            Con la acidez habitual del cine de Berlanga, se nos retrata una guerra en la que abundan, más que nada, las miserias. Donde cada personaje no tiene más ideología que la de sus intereses ocultos. Destacan los eclesiásticos que no paran de dar la brasa con el tema del pecado y guardándose el dinero, los Marqueses, solo obsesionados con recuperar sus tierras y comer paella o la breve aparición de los rusos, que tras llegar al frente solo se preocupan de donde se puede “follar”.

            Las secuencias no dejan de ser tragicómicas, impresionantes las imágenes que nos describen a los hombres que, por azares diversos se encuentran en una guerra que no quieren ni entienden: los dos soldados que pretenden canjearse en el frente (“al final es un hombre por otro mi sargento, ¿Qué más dará?”), los enemigos, todos juntos en pelotas en medio de un charco (“Ya ve mi teniente, aquí en pelotas, ni enemigos ni nada”) o cuando van de putas, pues al final, lo que todos ellos quieren es lo mismo.

            También el triste final es destacable, la vaquilla, que no deja de ser una representación de España, muerta, un cadáver del que nadie se ha apropiado, en medio de un campo de Batalla, sirviendo de alimento a los carroñeros.

España, alimento de carroñeros ¿1939 o la actualidad?

            Se le puede sonsacar que es demasiado amable, sobretodo con personajes como el coronel nacional, o que no saca todo el jugo a situaciones como el romance de la moza del pueblo con el teniente chulito (y calzonazos) franquista. A pesar de ello, hace una gran descripción de los españoles en el conflicto, de las inquietudes en cada bando y de la humanidad de los contendientes.    

            Derecha: Raza de 1942. Película dirigida por José Luís Sáenz de Heredia adaptando la novela de Jaime de Andrade, pseudónimo de ni más ni menos que Francisco Franco aka Paco el Generalísimo. Esto último se descubrió en 1964 cuando Franco pidió su ingreso en la SGAE.

Cartel de la película.

            El film narra las aventuras y desventuras de la familia Churruca, cuatro hijos de un capitán de navío, que, por diferentes azares, son separados por la guerra. La hija está casado con un oficial franquista, el primero de los hijos es un valeroso soldado nacional, el más pequeño es cura y otro, la oveja negra, es político republicano.  

"Aprieta el culo que por ahí viene ese Sargento rarito!"

             Evidentemente, tomarse esta película en serio en los tiempos que corren es harto difícil. Los Churruca: cada vez que alguién decía esto en la pelí no podía evitar acordarme de las bolsas de pipas, son a cada cual más maniqueo y simple. La película como entretenimiento cinematográfico es mala de solemnidad… lenta, con unos actores horrorosos, que se dedican a recitar frases altisonantes destinadas al bronce de una estatua, la obsesión con los masones… Pero no miente. Es decir, uno espera que esta película sea manipuladora falseando los hechos, pero no es asi, peca más de omitir. Por ejemplo, se alude en numerosas ocasiones a los desastres de los “rojillos”, pero se ignoran los propios.

                 Sea como fuere, es imprescindible visionar esta película… ¿Cómo?… Pues si, tiene un alto valor como documento histórico. De hecho, al ser realizada en el 42, representa la propia visión personal de Franco sobre la Guerra, así como compendio del ideario del régimen. Años más tarde se hizo una segunda versión de donde se eliminaron ciertas citas o el saludo racial español (sospechosamente parecido al nazi).

                 Es un toston de película donde se dejan entrever los delirios de Franco (esos soldados que mueren felices y contentos, esos “rojos” asilvestrados, ese honor de folletin…). Sabiendo la realidad de la contienda, uno no deja de verla como una burda caricatura. Destacar la perra que tiene Franco con los Almogavers, que para más narices, lo que el llama paradigma de los grandes guerreros defensores de España, eran Aragoneses… pero en fin, que este señor, por llamarlo algo, también padecía de déficit de memoria historica.

                Y hasta aquí, concluyendo el ciclo de temas sobre la Guerra Civil. Que no se vuelva a repetir semejante barbarie.  

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: