Valor de Ley: una crítica.

17 02 2011

            Esta no es una crítica fácil. Digamos que hay un baile de nombres que la complica. De igual forma, hay muchos elementos personales que me alejan de la imparcialidad. Pero, como se suele decir, no afrontar el reto seria de cobardes.

            Por cierto, hay un montón de SPOILERS, así que pasad por vuestra propia cuenta y riesgo.  

            Ya hemos hablado aquí de remakes. Esos engendros monstruosos que han aparecido a principios del siglo XXI para convertir las pantallas de cine en eriales donde la inteligencia se ha marchitado. ¿Hemos encontrado la excepción?

            Cuando supe que los Cohen planificaban un remake de VALOR DE LEY me quede anonadado ¿Valor de Ley? ¿El mítico western por el que John Wayne consiguió su único oscar? ¡Manda “$%#&!

El trío protagonista del clásico.

            Lo curioso es que hace poco que vi esta película. Ya había visto el fragmento final, pero hasta el año pasado no vi entera la obra de Hathaway. ¿Mi impresión? Un western que huye de los tópicos, con personajes interesantes, algunas actuaciones potentes (como la de Kim Darby como la joven Mattie y el mismo Wayne), unos parajes bellos y poco comunes en el género y, finalmente, alguna secuencia meritoria. En definitiva: un western interesante, que no pasa de regularcillo, con un arranque terriblemente lento y una parte final buena. ¿Y Wayne? Pues había hecho papeles mucho mejores por lo que este oscar sabe a “honorífico”, aunque claro tras tres nominaciones ya era hora.

            ¡Zap!

¡Saltamos a 2011! Un par de hermanos “raritos” capaces de lo mejor (El Gran Lebowski o Muerte entre las flores) y lo peor (Quemar después de leer o No es país para viejos), se leen una novela de Charles Portis. Deciden hacer un guión. Lo filman y se convierte en uno de los “sleepers” de la temporada. ¿Alguien se podía esperar que un western recibiría 10 nominaciones a los Oscars tras Sin Perdón o Bailando con Lobos? ¡¿Hay algo más a contracorriente hoy en día que filmar un @#$%& western?!

"¿Quienes son esos?" - "Los directos de Hollywood que se dedican a boicotear cualquier western."

            No solo eso, ¡se trata de un remake! ¿Cómo puede tener ese éxito un remake? Por ejemplo comparémoslo con Tron, que curiosamente, comparte protagonista/secundario: Jeff Bridges. Buenos efectos, buena música, buena historia… ¿Buena historia? ¡Ni hablar! Fusilemos la historia original para crear vínculos entre escenas de acción y vamos a forrarnos con una generación que no sabe ni que es la Spectrum.

            Pero llegó Valor de Ley y el remake cobró otra dimensión.

            No, no estamos hablando de volver a rodar la misma historia, copiando planos, fusilando secuencias… Estamos hablando de la esencia, de coger la novela de Portis y destilar una nueva historia.

"Este Galo, cada día escribe peor y se le va más la pinza". "Ya te digo".

            Si la original de Hathaway empezaba leeentaaaaaa, muy leeeentaaaa, explicándonos quien es Mattie, quien era su padre, como murió… la nueva versión empieza con una voz en off que nos va situando mientras una imagen se va aclarando ante la pantalla, un hombre muerto bajo la tenue luz de la entrada de una pensión, un caballo que huye al galope…

            Nos presentan a una niña de 14 años que habla como un abogado. Tiene dones de negociación y busca venganza. Quiere demostrar que no tiene miedo, pero en los planos “íntimos” que dedican los Cohen a sus miradas, a sus reacciones vemos que no deja de ser una niña… atrapada en un mundo de hombres.

            Para cazar a un forajido hay que contratar a un alguacil, al más duro (True Grit = duro de verdad) y al más despiadado, Rooster Cogburn… bueno, cuando salga del retrete. Nos lo presentan en un juicio, viejo, tuerto, mal humorado, cruel… el hombre perfecto para el trabajo. Solo que el pobre no es rival para una chiquilla tenaz que le lanza en la persecución de un asesino sin escrúpulos.

            Se entrecruza un ranger de Texas que busca al mismo hombre, por una recompensa diferente… la de un hombre rico. A nadie le importa el granjero asesinado, solo a su hija. Desprecia al Ranger y confía en el borracho tuerto, que trata de dejarla para irse con el tejano por la recompensa. Ella no cesará en su empeño, como demuestra cruzando un vado a lomos de su caballo estando a punto de morir ahogada.

"Señor Damon, si me rellena este odre con un poco de esperma, !lo que saquemos a medias!" - "No puedo niña, he ido de $%#@& con Ben Affleck!"

            La convivencia en plena naturaleza es difícil. Los dos hombres son reacios, fanfarrones, irascibles y ella es una niña que aún disfruta con los cuentos de fantasmas. El trío no tarda en dividirse bajo los augurios de los fantasmas de la Guerra de Secesión. Los días pasan largos mientras se buscan pistas. Entre la crueldad que les rodea, Rooster se va abriendo, narrando pasajes de una vida que le es lejana.

"Muchacho, yo soltaría ese bocadillo de sobrasada si no quieres tener un agujero de más" - Si, en el antiguo oeste la supervivencia a base de sobrasada era clave... está documentadísimo.

            En territorios tan desiertos los hombres acaban coincidiendo, como en la cabaña del “auténtico Bob el Mejicano”. Cuando esto ocurre estalla la violencia, sin compasión, sin paliativos, cruda y absoluta. Pero en estas circunstancias el trío vuelve a unirse. A pesar de ello, en un momento dado se llegará a la evidencia: no es posible atrapar al asesino. Todos renuncian menos la pequeña Mattie, la que juró vengar a su padre.

            Y, he aquí, que la providencia se alía con los justos para finalmente llevar a los personajes a su redención: Mattie vengará a su padre, Rooster tendrá su canto del cisne y el tejano demostrará su valía.

"No os burleis de los Ranger de Texas! ¿No conoceis a Chuck Norris?"

            Las escenas clave son las mismas, pero la historia varía y mucho. A pesar de tener un inicio lento, se hace agradable de ver. La joven Hailee Steinfeld hace suyo el personaje de Mattie desde el primer segundo. La presentación de Rooster en el retrete es muy divertida, muy cínica y muy propia de los Cohen. Comparten el juicio, el cruce del vado, la emboscada en la cabaña o el duelo final, pero el conjunto lo vemos con nuevos ojos… los de los Cohen.

            El epílogo, descarnado, cínico, poco tiene que ver con el más esperanzador de Hathaway…Este es mucho más real. La historia está adornada con una fotografía que no puede ser tildada más que como brillante. Por su parte, Matt Damon y Josh Brolin hacen su papel… y por ello han sido criticados. Damon es el ranger, con un aspecto desubicado, llamativo (¿falso?), tal como su personaje reclama. Puede parecer frío, pero en el momento en que se confiesa a Mattie, ya cerca del final, solo su mirada de reconocimiento vale el papel. Brolin, interpretando al paleto y estúpido Tom Chaney. La gente critica lo estúpido que es el personaje… tras tanta persecución, tras lo que les ha costado encontrarle y es un idiota que no sabe hacer nada a derechas… pero es que el personaje es así, sino fijaos en la conversación entre el ranger y Mattie al principio.

            Finalmente, el gran duelo: John Wayne vs Jeff Bridges… ¿A quién le importa? Los dos son fantásticos actores. Sin Wayne no existiría el mito del cowboy, el icono americano. Bridges es uno de los mejores actores que queda en la actualidad (el año pasado ya ganó el oscar) y sinceramente, si se lo dan será totalmente merecido…está genial, absolutamente esplendido.

John Wayne también quería hacer el Gran Lebowski.

 

Jeff Bridges le gustaría beber tanto tequila como hizo en vida John Wayne.

           ¿Es un peliculón? Para mí, no especialmente. Es interesante, es buena, tal vez tendría un 7 sobre 10, pero no se acerca a los grandes del género. ¿Vale la pena ir a verla? Sin ninguna duda, aunque sea solo por emocionarse con la relación entre el viejo Cogburn y la joven Mattie, aunque tened en cuenta… es lenta en su arranque.

            ¿Valía la pena hacer un remake? Difícil de decir. Probablemente el film de los Cohen es más realista, más descarnado y más cínico que no el más romántico original, la historia es parecida pero no calcada, sino que tiene alma propia… Siempre hablando en mi opinión, mejor que hubieran hecho un film propio, pero no hay ninguna duda que estamos ante una gran película que no desmerece (probablemente supera) al original.    

"Viva el Western" - (pronunciado con la voz de Bender al tiempo que baila de forma provocativa)

Anuncios

Acciones

Information

One response

23 03 2011
Pedro Rodríguez Bonilla

Cortito y al pie :
Querer imitar a Jesús es fácil ya que nunca nadie le vió el verdadero rostro y de oíditas es facil dejarse una barba,ponerse un camisón y poner cara de desgraciado.
Pero querer imitar a JOHN WAYNE ???
POR FAVOOOOR !!!…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: