Cuando ir al cine significaba algo.

21 12 2010

            Este post es un homenaje a un tipo de cine hoy extinto y a una película siempre infravalorada.

            Que el cine actual vive un periodo de sequía creativa no se le escapa a nadie. Aparte del cine de animación, que vive una época dorada, y del traslado a la gran pantalla de los superhéroes de cómic, no existen novedades. La industria ha tomado dos caminos: seguir con las secuelas (terceras, cuartas y hasta vigésimo terceras partes /saga Bond/ están permitidas) o saquear el esqueleto de los 80.

            De esto último quiero hablaros. El Equipo A, Furia de Titanes, Tron, Terminator Salvation, Predators, Indiana Jones…$%&#*, ¡si hasta los $%&$# Transformers han sido llevados a la gran pantalla! Productos que buscan el éxito de taquilla con formulas de hace 20 años. Los directivos de hoy en día son los que vivieron los ochenta. Estos, de edades que oscilan entre los 25 y los 40 tacos, son los que recuerdan con nostalgia una época de gran fantasía y originalidad, pretendiendo acercar estos mitos a un público que no los conoce (los adolescentes de hoy en día). Craso error.

Action Heroes de los 80.

            ¿Cuántos de estos remakes han supuesto un verdadero éxito? No estoy hablando de éxito en taquilla, pues más o menos han recaudado lo suficiente para plantear continuaciones. No. Estoy hablando de cuales se han convertido realmente en películas clave del cine, en pelis de culto… cero.

            ¿Se puede superar lo que se hizo en su día? Un gran actor dijo: “Solo se debería hacer un remake de una película cuando esta tenía todo lo necesario para ser fantástica y por “x” motivos no lo fue”. Vamos con un ejemplo venidero: ROBOCOP.

Robocop: "Fascismo para liberales"

            Se lleva un tiempo especulando acerca de un futuro remake del clásico filme de 1986 a manos del reputado director Darren Aranofsky (La fuente de la vida, El luchador…). Perjudicado por la crisis (parece que MGM está contra las cuerdas) este proyecto ha sido paralizado, pero cada poco tiempo aparece un rumor acerca de una nueva entrega. Por muy bueno que sea el trabajo de Aranofsky, jamás llegara al nivel del original. Hay toda una serie de factores, pero para empezar y primordial, no hay ningún tipo de factor sorpresa. Analicemos la cinta original y veamos a que conclusiones lleva:

            SINOPSIS: La historia se inicia con un telediario (lo que sería marca de la casa) donde se nos desglosa la actualidad de este futuro cercano. La noticia más relevante para el argumento es la privatización de la policía a manos de la empresa OCP (Omni Consumer Products) o en su acepción castellana POC. También las noticias del ataque a dos policías, dejando uno muerto y otro herido.

Nos trasladamos a una comisaría de policía donde el agente Alex J. Murphy (Peter Weller) ha llegado trasladado. Mientras está en los vestuarios, preparándose para su primer día, se conoce la noticia del fallecimiento del segundo policía y de la pretensión de algunos miembros del cuerpo de realizar una huelga en protesta por la insostenible situación tras la privatización (falta de recursos, de personal, etc.). Poco después conocemos a la compañera de Murphy, Anne Lewis (Nancy Allen), fémina de carácter y buen corazón.

En otra parte de la ciudad, los ejecutivos de la OCP se encuentran reunidos en la presentación en sociedad del ED 209, un robot destinado a combatir el crimen. Pero la prueba sale mal y el proyecto es suspendido. Un ejecutivo oportunista, Bob Norton (Miguel Ferrer), ve la ocasión de ganar el favor de la directiva presentando un proyecto alternativo de nombre Robocop. Esto le hace ganarse el desprecio de Dick Jones (Ronny Cox), vicepresidente de la corporación e impulsor del proyecto ED 209.

El ED 209, ¿Un producto industrial o una referencia a la guerra de Vietnam?

En otra parte de la ciudad, tras un aviso de emergencia, Louis y Murphy persiguen a la peligrosa banda de Clarence Bodycker (Kurtwood Smith), el autoproclamado líder del crimen en Detroit. Tras una intensa persecución, los dos policías encontrarán a la banda escondida en una refinería abandonada. Sin refuerzos, deciden tratar de detener a los criminales por si mismos, pero las cosas se torcerán, de tal forma que Murphy acabará asesinado por la banda.

Tras su fallecimiento, Murphy es convertido en sujeto de pruebas del programa Robocop de la OCP, transformándose en lo que su nombre indica. Tras toda una serie de operaciones y ya convertido en cyborg, el nuevo agente de la ley empieza a actuar, deteniendo ladrones, acabando con violadores o impidiendo actos terroristas por igual.

En la OCP se recrudece la animadversión entre los dos directivos enfrentados a tenor del éxito del programa Robocop. La finalidad de todo, es limpiar de criminales el “viejo Detroit”, para así poder crear una nueva ciudad en su lugar: “Delta City”.

En ese momento Robocop sufre un “episodio de humanidad”, soñando con la muerte de Murphy y huyendo de la comisaría. En este momento tiene lugar un encuentro con Louis, que le ha reconocido, pero el cyborg es incapaz de enfrentarse a lo que ella da por supuesto: que sigue siendo Murphy. En la ronda subsiguiente, se encontrará con un atraco perpetrado por uno de los miembros de la banda de Bodycker que también le reconoce.

Asediado por los recuerdos de una vida anterior, se dirige a su antiguo hogar, donde la realidad y estos se funden. Recordando en parte su vida anterior, Murphy decide vengarse de los que le mataron.

Por su parte, Bodycker, enviado por el despiadado Dick Jones, asesina al advenedizo Norton, quedando así el viejo vicepresidente como vencedor de la disputa entre ejecutivos. Pero el criminal, poco después, es capturado por Robocop. Acorralado, confiesa sus contactos con Jones. Siguiendo las pistas, Robo, se lanza a la captura del ejecutivo, pero no contaba con una cláusula introducida en secreto por este, que le impide actuar contra los miembros de la OCP. Incapacitado, debe, además, enfrentarse con un ED 209 que prácticamente lo destroza y con la policía, que le cree un peligro.

Ayudado por Louis, Robocop consigue huir y recomponerse. En esta situación, la ciudad ha estallado en un vendaval de violencia y pillaje, debido a que los policías han declarado finalmente la tan temida huelga. Bodycker, ahora libre de actuar, reúne a su banda para el enfrentamiento final con el policía.

En el tramo final de la cinta, Robocop afirma su parte humana descubriendose.

Tras la encarnizada batalla, Robo se dirige a la OCP para acabar con el principal villano en la sombra: Dick Jones. Este, acorralado tras las pruebas que exhibe el robot policía, trata de escapar tomando como rehén al presidente de la corporación (Dan O`Herlihy). Cuando este despide a Jones, por fin Robocop es libre de vengarse.        

 

            EL DIRECTOR del film es el Holandés Paul Verhoeven. Nacido en 1936, su infancia está marcada por la ocupación alemana. Provocador, su cine viene caracterizado por el sexo y la violencia, que representa de forma realista. Sus primeros trabajos en televisión, le llevan rápidamente al cine, donde en una primera etapa se dedica a rodar dramas con fuerte contenido erótico (destacan Delicias holandesas, Las delicias turcas, Katy Tipel, Eric oficial de la reina, Vivir a tope o El cuarto hombre). Tras algunos grandes éxitos en su país, decide dar el salto a los Estados Unidos. En medio un paréntesis para rodar por última vez con su actor fetiche Rutger Hauer (Blade Runner, Segundo Sangriento o Batman Begins) en tierras de Castilla un film de época (renacentista en el caso), titulado Flesh and Blood (Los señores del acero). Como curiosidad, el actor mallorquín, Simón Andreu, aparece en dicho título.

El director durante el rodaje de Robocop.

            Su andadura en los USA empezó con Robocop que consiguió convertirse en todo un éxito de taquilla. La siguieron otros bombazos como Desafío total o Instinto Básico, pero fue perdiendo favor del público con bodrios como Showgirls o la infravalorada Starship Troopers (donde el director ironiza sobre el cine de la época Reagan). Para culminar con esta etapa rodó El hombre sin sombra, nuevo éxito en taquilla.

            Su último film, que supone su regreso a Holanda, es una de sus mejores películas: El libro negro. Actualmente tiene en cartera dos proyectos, uno en los States y otro en Holanda. 

            EL REPARTO: Peter Weller (Robocop) es un actor poco conocido alejado del estereotipo de héroe de los 80, pero que realiza una gran actuación en un papel arto difícil (la armadura da poco lugar a exhibirse). Por su parte Nancy Allen rompía con su imagen de niña caprichosa (fundamentada en su más importante papel hasta el momento: Carrie), creando a la dura oficial de policía Lewis. Algo parecido ocurría con Ronny Cox, un actor que venía de interpretar a personajes agradables, normalmente padres de familia, y que aquí se convertía en un ejecutivo despiadado. Su antítesis, el creador de Robocop Robert Norton, era interpretado con solvencia por Miguel Ferrer (a pesar del nombre no es Español, sino nacido en California de familia puertorriqueña), clásico actor de los ochenta, algo encasillado en roles negativos. Finalmente Kurtwood Smith interpretaba al criminal Bodycker, siendo uno de los mejores villanos que recuerdo en pantalla. En general se trataba de un cast relativamente desconocido (para algunos era su primer film), pero que actuaron con una solvencia increíble. Reseñar que los actores que interpretan a la banda de Bodycker, aunque no citados aquí, realizan un gran trabajo, aportando personalidad al conjunto.   

Lo cierto, es que el espectador empatiza con los protagonistas, agentes de la ley incorruptibles y muy humanos.

            LA MÚSICA: La banda sonora corrió a manos de Basil Poledouris, conocido por sus colaboraciones en diversas bandas sonoras de las que destaca, por ejemplo, Conan el Barbaro. Volvió a colaborar con Verhoeven en Starship Troopers. Mezcla sabiamente sintetizadores para la parte de Robocop (incluyendo el fantástico tema principal) y utiliza la orquesta en lo referente a Murphy.

            LAS LECTURAS: A primera vista la película parece un cliché de cine de acción de los ochenta sin más. De hecho, el director, cuando vio el título del film, tiro el guión si más. Fue su mujer la que lo leyó e hizo que Verhoeven se replanteara su decisión de no aceptarlo a tenor de las múltiples lecturas de un film en principio sencillo. A pesar de que muchos han visto la influencia de Terminator en el film, lo cierto es que los guionistas, a sabiendas que el film de Cameron versaba sobre una temática similar, se abstuvieron de ver dicho film hasta haber terminado su propio guión.

            Lo cierto es que ambas plantean cuestiones diametralmente opuestas… o no. Mientras que el futuro del film Terminator es el resultado de la guerra nuclear, el de Robocop es un futuro demasiado parejo a nuestra sociedad, donde los villanos son el crimen y las corporaciones. En realidad, lo que pretende Verhoeven se aproxima más a una sátira sobre la sociedad americana que no una reflexión sobre el futuro. Lo cierto es que la definición del director sobre el personaje es “Se trata de un Jesucristo norteamericano con un arma que resucita tras ser crucificado y que mata en lugar de detener”. Especialmente impactante es la imagen de la “pasión”, cuando capturado y puesto en cruz contra el suelo, el malo de turno le arranca una mano de un disparo. El simbolismo se acrecienta hacia el final del film cuando Robocop “camina sobre las aguas” a la búsqueda de su asesino o cuando, tras el estallido de una gasolinera, aparece de entre la llamas del infierno (pues, en un gran guiño, se substituye la palabra Shell / corporación petrolera / por Hell / infierno).  

El culto fálico.

            Lo cierto es que la historia esta salpicada de detalles que reflejan el momento y la lucha de clases sociales en Estados Unidos. Destacan, sin lugar a dudas, los dos hombres de negocios, yuppies clásicos de la década, tiburones que se enfrentan por escalar en la sociedad al tiempo que se entregan a las drogas y los vicios, o acaban recurriendo a los criminales para hacer su trabajo sucio. Una de las escenas más brutales es, durante la presentación del ED 209, el asesinato de uno de los ejecutivos. Justo tras ser bestialmente acribillado, se oye de fondo una vocecita que dice “! Llamen a un médico!”, cuando es más que evidente que el tipo esta destrozado. También, en esta misma escena, el vicepresidente encargado del proyecto, espeta un “Ha sido un contratiempo”… y el más joven lo aprovecha para colar su proyecto: lo último que importa es que alguien acaba de morir. El nombre del creador del ED es McNamara, igual que el secretario de defensa durante la guerra del Vietnam, al tiempo que se habla que será el futuro de la “pacificación”, término utilizado profusamente durante dicho conflicto.     

Muerte tipificada como "accidente industrial".

            Uno de los grandes aciertos de Verhoeven radica en la inclusión de telediarios y anuncios. De los anuncios destaca el de un juego familiar llamado Nuke, que describe la situación política internacional, donde una familia acaba por desatar una hecatombre nuclear (“!Atomícelos antes de que lo hagan ellos!”). También el del coche SUX 6000, aclarando que lo grande y potente es una “tradición americana”. De la tradición americana beben la constante referencia a las armas que hacen los protagonistas a lo largo de todo el metraje. Finalmente, el anunció de trasplantes de corazón que termina con un doctor, con cara de “te estoy mintiendo descaradamente” que declara que “nos preocupamos”. En los telediarios llama la atención que en contraposición de las terribles imágenes y noticias que se dan, los presentadores parecen a punto de echarse a reír, o el tono jovial con que tratan las desgracias.

            Hay toda una serie de “coincidencias” entre este film y el futuro (nuestra actualidad), como por ejemplo la privatización de servicios públicos, la especulación inmobiliaria o el desprecio por la comunidad de las empresas.

            La película está repleta de escenas impactantes, muchas de las cuales relacionadas con la violencia. Ya he mentado la terrible y visceral muerte de Murphy, pero también la escena en que uno de los perseguidores de Robocop choca con un tanque de residuos tóxicos, su piel se le empieza a derretir y finalmente es atropellado (una de las muertes más sobrecogedoras que recuerdo).

La "pasión" de Murphy.

            Pero no solo lo obvió está bien filmado. La transición de la muerte de Murphy y su transformación en Robocop o el crescendo en la escena del personaje visitando su antiguo hogar, dan a entender porque este film fue nominado a los oscar al mejor montaje.

            La armadura de Robocop (pues no deja de ser una puesta al día del mito caballeresco), esta inspirada en la de Maria, el robot de Metrópolis. Cuentan que el aspecto de Robocop fue un terrible caballo de batalla entre el creador y el director y su equipo, que pretendían algo más cercano al manga. Tras numerosas peleas, director y creador no se volvieron a dirigir la palabra, quedando para la posteridad el diseño del segundo. También fantástico es el diseño de ED 209, uno de los grandes iconos de la serie.    

            LAS SECUELAS: Como película de acción con buena recaudación que se preste, el film tuvo dos secuelas. En Robocop 2 se sigue indagando en la interrelación entre crimen y especulación y en el debate por el alma del personaje: maquina o humano. A pesar de contar con un guión de Frank Miller (Sin City, The Spirit, Batman: año uno…) y la dirección de Irvin Kesher (El imperio contraataca), el film no consigue remontar los sucesivos cambios y recortes que padeció para pasar la censura. Tal vez es un reflejo, incluso mayor que la primera, de los años 80: los punks, las drogas… Su narrativa es muy “de comic” y siguen las referencias religiosas (el altar a Elvis o el nombre del villano: Caín).

"Estas malditas secuelas me destrozan"

            En la tercera parte se buscaba, descaradamente, recuperar taquilla por una productora, Orion, tocada de muerte. Así, se convirtió el film en un reclamo para toda la familia, mezclando algunas ideas desechada para la película anterior de Miller, pero sacrificando por completo el espíritu anterior, donde la violencia, por extrema que fuera, no dejaba de estar justificada en el contexto.

            CONCLUSIÓN: El film original, en su contexto, es una película perfecta. Con un guión interesante, un director en estado de gracia, un cast solvente a pesar de las dificultades de rodaje (cuentan que fue un infierno) y sobretodo un montaje soberbio (no sobre ni falta un minuto). Los efectos especiales han quedado desfasados en algún caso (como el de la animación stopmotion del ED o la caída del malo al final del film), pero aún hoy en día resultan más que correctos y sobrecogedores (en el caso de muertes y mutilaciones).

            ¿Qué sentido tiene volver a crear lo que está perfecto? Robocop reflejaba el espíritu de la época, pero ¿No seria mejor que se creara una nueva ficción más acorde con nuestros tiempos, como, por ejemplo, Matrix? ¿Por qué no invertir el dinero y el esfuerzo en alumbrar algo diferente?, Robocop ya es un icono del S. XX, creemos los del siglo XXI, sigamos denunciando la sociedad a través de la CI-FI y, ante todo, respetemos lo que crearon otros antes y no nos ·$%&* en estos clásicos.  

 

 

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

23 12 2010
Alex

Sí, realmente es así tío…¡qué hartura de remakes! Y además, como bien dices, ¿es que la nueva Robocop superará a la anterior? venga! es evidente que no. La tecnología es mejor, los efectos serán mejores sin duda, pero ese dramatismo, ese argumentos, esos momentazos y esa banda sonora (sobretodo la canción principal)….eso no se podrá superar!

28 10 2012
Fabricio

Lo cierto, es que el espectador empatiza con los protagonistas, agentes de la ley incorruptibles y muy humanos.La “remake” en 2013/2014 debiera componer a ellos en una reedicion , el nuevo robocop podria ser una busqueda de resucitar a Anne Lewis y el viejo y original robocop es la busqueda de reencontrarse con conceptos de los ochenta.Puede dar para una pelicula introductoria con los conceptos ,de la Remake modificados, en parte y entremezclados con los de las otras pelis Robocop para una segunda peli en la que se normalicen con la verdadera historia original resuelta hacia la altura de ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: