El Americano – Crítica

29 09 2010

                El americano es una de estas películas que no llama especialmente la atención. Protagonizada por una superestrella, pero sin características especialmente notables (no es una superproducción, ni nada por el estilo). Así que el único reclamo para verla era parecer relativamente original (todo lo que puede serlo una historia de asesinos), pero buscando un relato de redención (amistad con un cura, amor…) al tiempo que mezclaba algo de intriga. Esto vendía el tráiler.

                Bueno, nos han timado (a mí y a los incautos que la hemos ido a ver). No leáis a partir de aquí si la queréis ir a ver – XPOILERS – . La historia empieza en Suecia, en un bosque helado. Cuando llevamos treinta segundos viendo un bosque me empecé a preocupar. Treinta segundos mirando arboles se pueden hacer muy largos. Así que allí nos encontramos con un Clooney barbudo acompañado de una chica en pelotillas. Salen de la pedazo de cabaña donde se alojan para ir a pasear (¿Por un páramo helado? Para gustos colores), cuando encuentran unas huellas solitarias. “Creía que los cazadores iban de dos en dos.” Exclama ella cual experta en jara y sedal. Sin perder un segundo Clooney la arrastra hasta detrás de una roca tras lo que resuena un disparo ahogado que da en esa misma roca. El tirador debía esperar los 15 segundos entre que descubren las pisadas y se esconden en la roca para disparar, no fuera que le diera y se acabara la película.

"Espera nena, ahora saco mi pistolita de 5 cm y en un movimiento letal me cargo al asesino que nos dispara a cinco metros con un rifle con mira telescópica".

                Como buen asesino se carga al tirador sin complicaciones, a la chica (esto si estuvo bien) y a un segundo asesino que esperaba dentro del coche, porque fuera hacía frío. ¿Qué sentido tiene ir los dos para tener más posibilidades de liquidarlo? Un Clooney que los tiene por corbata huye hasta Italia, donde su contacto le indica que espere en un pueblo perdido a que se calmen los ánimos.

                Aquí vienen unos de los créditos de presentación, no se si más originales o más aburridos: un coche avanzando por un túnel… van apareciendo los nombres y cuando llega al extremo y se hace la luz aparece el título… juzguen ustedes.

                La cuestión es que Clooney se esconde en un pueblo, no el que le dicen, sino uno al lado y a partir de aquí festival pajillero para los fans del susodicho individuo: Clooney haciendo abdominales, Clooney conduciendo, Clooney tomando café, Clooney yendo de putas, Clooney llamando por teléfono, Clooney comprando queso…  Resumiendo un poco, le encargan otro trabajo, se enamora de una prostituta y decide dejarlo todo, pero su antiguo jefe (quien sabe porqué) decide que hay que matarlo y… y ya está, porque si se hubieran puesto serios en 30 minutos la historia está contada.

Si, lo habéis adivinado, el único "lei motiv" de la película es ver a George Clooney. Si sois heterosexuales os habéis equivocado de film.

                La relación fraternal con el cura se limita a tres o cuatro escenas supuestamente trascendentales que no tienen ninguna relevancia para la historia. El enamoramiento de Clooney con la prostituta es más que forzado y el final está calcado a la muerte de Cheyenne en Hasta que llegó su hora (creo que toda la película trata de emular a Leona, porque incluso ponen un trozo de esta peli cuando Clooney toma su café en un bar) o la de Shane en Raíces profundas.

                Vamos, nada nuevo bajo el cielo. Algunos momentos están conseguidos, como la única escena de acción que no he contado, cuando supuestamente los suecos del principio le han descubierto y le intentan matar o cuando prueba el arma que ha fabricado con la asesina que se la compra. También está bien la fotografía: trata de mantener un tono muy cotidiano a la historia que le viene muy bien. Agradables resultan también algunos desnudos femeninos en el film, tratados con cotidianeidad. El retrato de la Italia contemporánea resulta muy competente (creedme, he visitado más de un pueblo como el que se nos describe en la película), pero no se porque todo da la sensación que era una excusa de Clooney para estar más tiempo en Italia y seguir al lado de su enamorada en la vida real.

                Resumiendo, un tostón, con algún momento brillante, pero que en general es más larga que un día sin pan. Mejor buscad alternativas, porque la historia de redención, llena de sentimientos y acción no hace su aparición por ningún lado.       

"Diós George, !estamos rodando una escena interesante!" - "Shhhh, calla! Si se entera el director la corta".

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: