Crítica – Centurión

25 08 2010

            Como lo prometido es deuda, aquí tenéis la crítica de CENTURIÓN. Antes de empezar, la única forma de realizar un análisis medianamente serio de este film es desmenuzando el argumento, con lo que ello implica en spoilers. Si alguien quiere ir a ver la peli que no lea a partir de aquí.

            Empecemos por los datos básicos. El director es Neil Marshall, autor principalmente, de cine de terror (Dog Soldiers, Descent y Doomsday), que realiza un cambió de registro (o no) para pasarse al Peplum.

Los protagonistas son Michael Fassbender, actor en un claro auge (ha sido Stelios en 300 y era el teniente inglés en Malditos Bastardos) que encarnará próximamente a Magneto en X-men First Class. Destacan también Dominic West (300, The Wire) como Virilo, el aguerrido general romano y Olga Kurilenko (Quantum of Solace) como la guerrera picta Etain. Aparte de estas tres estrellas, destacar, por su magnífica labor, la interpretación de Liam Cunningham como el legionario Brick (que es diminutivo de Ebriuctes o algo así).

Caballo blanco : 12.000 euros. Maquillaje verbenero: 12. Ver a una ex-modelo cortando cabezas no tiene precio.

Antes de visionarla, como previa (soy un poco masoca) me dediqué a leer cuantas críticas cayeron en mis manos, profesionales y de aficionados. Se dividían en dos bandos: los que la menospreciaban de forma flagrante y los que lamían las posaderas del realizador británico de forma descarada. Como tantas veces, para mi, la verdad estaba a medio camino. Ni es una piltrafa, ni es la panacea… entonces ¿Qué es?

Pues para contestar a esta pregunta hay que deshacerse de las preconcepciones. En un mundo tras Gladiator, Troya y 300, uno espera ver esa misma épica. Si vemos que se ambienta en la Britania Romana podemos vislumbrar un nuevo espectáculo bochornoso tipo La última legión o El Rey Arturo (el de Bruckheimer). Un análisis frío de la película nos sitúa en un panorama alejado de estos antecedentes. Si bien la primera media hora cumple con la tradición del peplum, a partir de ahí nos adentramos en un terreno donde fácilmente podremos realizar un paralelismo con el western, substituyendo a los legionarios por la caballería y a los pictos por apaches. Curioso como volvemos a este tema, pero lo cierto es que una historia como la que aquí se nos relata es intemporal, e igual podía ambientarse en la Prehistoria, la Edad Media o en el futuro. 

"!El gato es mío y me lo #$%*# cuando quiero!"

——————–SPOILERS A PORRILLO———————–

Empezamos nuestro periplo con unos títulos de crédito que van apareciendo entre montañas y valles. La fotografía es espectacular, no había visto unos escenarios tan atrayentes desde el Señor de los Anillos. Corriendo semidesnudo entre la nieve nos encontramos al Centurión Quinto Dias. Un flashback nos sitúa en una guarnición al norte, arrasada por los pictos y a un Quinto hecho prisionero a merced de una única cosa: sabe la lengua local. Tras ser torturado es encerrado en una choza de endebles paredes de la cual escapará con facilidad.

Al mismo tiempo nos situamos junto a Virilo, el general de la IX Legión, un hombre que disfruta demasiado de la vida junto a sus hombres. Presionado por el gobernador de turno, decide avanzar contra la alianza picta merced a un as en su manga: la exploradora muda Etain, una picta fiel a Roma.

El destino hará que un Quinto huido y a punto de pasar a mejor vida sea rescatado in extremis por los hombres de Virilo. Todos juntos seguirán hacía el norte en busca de batalla. Pero no pasará mucho tiempo antes de que, en medio de los apabullantes bosques britanos, les tiendan una emboscada. Los romanos son diezmados y su general capturado.

Pictos 1 - Roma 0

De entre los muertos aparece un magullado Fassbender que se une a los escasos supervivientes. Mención aparte merece la imagen de los supervivientes observando desde una colina la masacre. Reunido el variopinto grupo, Quinto se hace con el mando y se deciden a emprender la búsqueda del general. Las pasarán canutas, se camuflarán y verán masacrar a los pocos supervivientes, por unos pictos liderados por, como no, Etain, la traidora que les llevó a la trampa. Algunas escenas en que los soldados se conocen un poco mejor entre si no tienen precio. La película tiene algunas de las frases más ingeniosas que he oído en mucho tiempo.

Llegados al poblado intentarán salvar al bravo general, pero con escasa fortuna. Uno piensa: ¿Tanto camino para nada? Y así lo exclama un soldado. Por desgracia, no solo no consiguen liberar a su líder, sino que en el intento matan al joven hijo del jefe picto. Ya la tenemos liada, Gorlagon, jefe picto, encarga a un grupo bajo el mando de Etain que le traiga las cabezas de los romanos. Antes de partir, la cruel exploradora, tendrá tiempo de batirse en duelo con el general romano capturado y demostrar sus habilidades.

Aquí se inicia una nueva parte de la película, en que viviremos, una vez más, el típico periplo de un pequeño grupo perseguido sin tregua. Mientras que hay escenas geniales y novedosas, como cuando matan a un reno para comer o cuando dos de los supervivientes son perseguidos por lobos, otras como el salto al vació desde un precipicio o el encontrar ayuda en una rubia macizorra de los bosques, apestan.

Así nacieron las fiestas de San Juan en Menorca.

Al contrario de lo que parecía no os voy a chafar el final, pero si es importante recalcar algunos momentos de esta última parte. El enfrentamiento final e inevitable entre pictos y romanos en el fuerte es uno de los detalles interesantes que ha sido criticado por los puritanos: ¿Cómo pueden tres enfrentarse a siete y ganar? La verdad es que a mi me gustó como estaba resuelto, me recordó un poco a la película de Conan el Barbaro cuando los tres protagonistas se enfrentan a todo el ejercito del Sacerdote Serpiente.  SPOILER – Impresionante la muerte de Brick, que tras ser atravesado por una lanza y con un picto que lo tiene agarrado por la espalda,  usa la misma lanza atravesando también al que tiene detrás – FIN SPOILER. En todo caso, si es criticable lo “fácilmente” que acaban con ellos en un sentido: ¿Por qué no lo hacéis antes?, pero claro, eso habría acortado la película.

El film ha sido criticado por no esbozar en profundidad a los personajes. Una memez. Es decir: ¿Se supone que mientras huyes para que no te corten la cabeza tienes que ponerte a dialogar con tus compañeros sobre tus traumas e inseguridades, sobre el sentido de la vida y los conflictos interiores? NO!, corres cuanto más puedes y luego ya veremos. Si que están bien diferenciados los diversos roles: el protagonista guapetón y responsable, el veterano, el cocinero que sin comerlo ni beberlo se encuentra en mitad de todo, el joven inexperto, el duro, el cabrón y el númida corredor de maratones (que de poco le va a servir – su muerte es un puntazo).

Tanto detractores como defensores han hallado campo de batalla en el uso de la sangre que hace el director. Algunos lo acusan de gore descarado para conseguir audiencia, mientras que otros dicen que es una seña de identidad de un director con discurso propio. ¿Cuántas jilipolleces se pueden llegar a decir? Tras leer esto, esperaba encontrarme con un espectáculo mil veces peor que en 300 (donde las cabezas cercenadas vuelan a cámara lenta). En este caso la realidad es que la película es sangrienta, como corresponde a una lucha cuando los contendientes van armados con hachas y espadas, pero la verdad es que el director no se ceba en ello, siendo algo más bien natural y dejando poco margen de tiempo para que uno asuma lo que acaba de ver. Destacar la escena en que un jinete romano empuja a un enemigo contra un árbol y la cámara, desde una perspectiva frontal, registra el ostión con sangre y pedacitos que salen a los lados del tronco. Sinceramente, un acierto en una época en que somos más puritanos que el Papa.

Vademecum Orbius testius vincit. Recuescat in pace coitus interruptus.

La película funciona maravillosamente como divertimiento aventurero sin excesivas pretensiones. No estamos ante un Gladiator, y en parte, se agradece. Ha sido un placer disfrutar de un film de aventuras que no pretende dar lecciones trascendentales (y que no se toma excesivamente en serio, al contrario, por ejemplo, de esa bazofia llamada Solomon Kane). Todo ello aderezado por un magnífico reparto, ajustado a las necesidades del guión y con un Fassbender que se merece todos los halagos por una interpretación perfecta.

Las pegas: un tanto predecible (aunque con algún giro de guión interesante), la necesidad de meter una historia de amor (por suerte no excesivamente empalagosa) y algunos monólogos del protagonista que no se acaban de sostener bien.

Lo positivo: los actores, la ambientación y fotografía, algunas muertes, la primera media hora, la Kurilenko (un plus lo de que su personaje sea mudo, aún intimida más) y la reacción de los romanos al final.

Si buscas lo que esta peli ofrece: aventura, acción y diversión sin complejos, te divertirás. Si buscas un nuevo Gladietor, busca en otra parte.       

 

¿Eso es tu espada o es que te alegras de verme?

 

Anuncios

Acciones

Information

One response

25 08 2010
Alex

Muy buenos los comentarios de las fotos tío jejejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: