Crítica – Una noche con Biel Santandreu.

24 08 2010

                Mucho hay que decir esta  semana. Ya veremos de que habrá tiempo y de que prescindiremos en la Guarida del Lobo. Lo que no podía faltar es la apoteósica crítica de la Nit de l`Art de Felanitx. Bueno, de la Nit de l`Art no, más bien de la exposición de Biel Santandreu.

                  Con mi habitual  sutileza y delicadeza  os narraré mis impresiones, pero antes: maticemos. Realizar una crítica de la obra de Biel por parte del que suscribe estas palabras viene acompañado de ciertas precauciones. Por haber colaborado con el autor conozco, en parte, su obra, y a la hora de juzgar no puedo evitar preguntarme ¿Porqué está tal o cual foto y “esa” no? Espero comprendáis esta situación a la hora de situaros en mi punto de vista. De aquí en adelante, la CRITICA.

                Erase un viernes noche cuando me encaminé a Felanitx con la intención de gozar de una exposición fotográfica. Llegado al susodicho pueblo en fiestas verbeneras, un contexto que se es uno de los ambientes predilectos del propio fotógrafo, me encaminé a la Casa de Cultura, pilar de la (sig) cultura local. Como no podía ser de otro modo, tuve que enfrentarme a una horda de abuelitas y gorrones habituales de los acontecimientos públicos que disfrutaban de la coca de trampó y otras delicias locales, regadas de buen vino, en la puerta de dicha sede del conocimiento. Arrastrándome escaleras arriba hacía el primer piso, entre cultos ciudadanos sudados (un aplauso para el concejal que aún no ha tenido la sensatez de colocar aire acondicionado en el lugar) y algún que otro hábil observador cultural algo saturado de tinto, me encontré con el club de fans incondicional del autor. Tras unos breves saludos con estos buenos compañeros y amigos, cogí aliento y me dispuse a enfrentarme a la ansiada exposición.

Ejemplo de "madona" fotografiada por Biel.

                A partir de aquí hablo, más o menos, en serio.

                En una exposición no se pueden dejar detalles al azar, pues hay que analizar hasta la más ínfima de las partes para poder conseguir transmitir todo el trabajo y la pasión que se han invertido en la obra expuesta. Un primer error, a mi parecer, es el cartel promocional elaborado a cuatro manos por Biel i Ferran Prieto (que compartió espació con el de Marratxí). Personalmente me dio la sensación de improvisado y, todo sea dicho, no muy atractivo. La muestra poco tenía que ver con lo que en el se anunciaba y resultó confuso y poco atrayente para parte del público. A nivel personal entiendo porqué puso esas fotos y no otras, pero visto desde fuera no resultó una buena decisión.   

Cuando los principales organizadores juntan “ous y caragols” poco se puede hacer. La Casa de Cultura es un excelente centro para una exposición, pero no cuando debes compartir el espació hasta ver el número de obras expuestas reducido hasta ocho. Obviamente el autor no puede hacer más que adaptarse, pero la muestra realizada por Biel apenas araña la superficie de su obra. El que el numeroso público se enfrentara a un espació tan reducido con semejante temperatura ambiente tampoco fue un acierto. Pero que más da, estábamos ahí para ver fotos, ¿no?

Yo estuve bajo esa falda... y no es coña.

Las ocho fotografías presentadas por Biel se dividían en dos bloques a tenor de los elementos arquitectónicos: un molesto pilar. Las primeras tres formaban parte de la etapa del autor como fotógrafo de la naturaleza. Basadas en la orilla del mar y diversos diques, pasarelas y demás motivos que se hundían en las aguas, solo pueden ser tildadas de soberbias. Las texturas eran prodigiosas y el trabajo realizado espectacular, pero en parte jugo en contra de Biel. Esto viene en el sentido de que, sobretodo, el trabajo del fotógrafo con el agua creó sensaciones más próximas a la pintura que no a la fotografía, lo que llevó a parte del público, menos entendido, a observar con sorpresa estos, por otra parte, excelentes ejemplos. Otro punto negativo: las tres muestras reflejaban temáticas muy parecidas. A nivel personal hubiera exigido al autor una mayor variedad, pues su dilatada experiencia y trabajo en ese campo le permitía elaborar una muestra más diversa.

La última fotografía de este primer bloque versaba sobre un (semi) desnudo con un fondo ¿rural? simplemente perfilado e intuido. La crudeza en el retrato de la figura humana y la misma atmosfera que transmitía la hacen merecedora de numerosos halagos. Personalmente me sorprendió gratamente y estoy deseando ver más ejemplos. Me pareció perfecto que la incluyera dentro del bloque formado por los ejemplos de naturaleza. Tal vez, lo único negativo es que parte del público la observó perplejo y con esa sonrisa que se le pone a un niño pequeño cuando expresa en una risilla “tetas”.

La segunda parte entró a saco en la última etapa de creación de Biel. Cuatro retratos: la novia con mascara veneciana, el nazi atado con un florero (reproducido anteriormente en la Guarida), las “cortesanas” por llamarlas de alguna manera y un Jesucristo post crucifixión, dejaron al público anonadado. Las texturas, las formas, los encuadres, la crudeza del “trazo”… se me acabarían los adjetivos positivos con cualquiera de las fotografías. Brutal, excelso… y aún así… aquí entraría el hándicap de conocer la obra: me faltan retratos de grupo, composiciones con varias figuras…  es que no se puede tener todo.

El artista y su musa.

La muestra es recomendable al 100%, de hecho… ¿Qué haces aquí leyendo? Id y disfrutadla. En el anterior post están las fechas y los horarios, ¡ya llegáis tarde!

Mi más sincera enhorabuena para Biel. En ese espacio o cualquier otro, su fotografía destaca como un dechado de buen gusto, provocación y poder visual. ESPECTACULAR. Quedamos pendientes de una muestra más extensa, ¿A qué esperas Biel?       

 

Anuncios

Acciones

Information

One response

24 08 2010
Mateu

Enhorabuena a don Biel Santandreu, una fantástica exposición de su obra pero terriblemente corta, es lo único que puedo decir de crítica negativa. No conozco como Galo la obra del fotógrafo (y no es por falta de ganas) pero sin duda al estar en esa exposición, ver esas fotos y poder apreciar el trabajo bien hecho te quedas con ganas de seguir viendo más. De la primera parte si puedo decir que me gusto mucho, y creo que al hacer dudar de “gente menos entendida” (ya que yo no soy ningún experto) entre si eran fotografías o pinturas demuestran el gran trabajo del fotógrafo y su gran calidad. De la segunda parte… diré que es maravillosa, puede que esté influenciado por ciertas emociones al ver según que fotografías, no diré que no, pero si que me parecieron algo espectacular, una calidad que no muchos fotógrafos pueden presumir. De nuevo enhorabuena a Biel Santandreu, espero con ansias algo más extenso de su obra. Y gracias.

Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: