Eternos secundarios.

9 07 2010

            Dicen que el mundo del cine es uno de los menos agradecidos. Mientras que superestrellas como los Pitt, Clooney o Jolie tienen problemas con los paparazzi y decidiendo que mansión se compran, cientos de actores y aspirantes se diluyen en la pantalla formando ese mundillo que se conoce como “secundarios”. Este es mi pequeño homenaje a tres de estos secundarios que, con los años, tesón y muchísimo trabajo se han convertido en auténticos referentes.

            El primero de ellos es ejemplo de la vida del secundario. Actuando en dos, tres o hasta cuatro películas al año, mezclando el cine más comercial que podamos encontrar con películas de autor, trabajando por igual en autenticas delicatessen cinematográficas que en bodrios, allí tenemos a Alfred Molina.

            Mucho ha llovido desde que interviniera en En busca del arca perdida con un jovencísimo Harrison Ford. En su curriculum hasta 113 títulos (incluyendo cine y televisión), donde destacan títulos como Lady Halcón, Maverick, Dead Man, Magnolia, Chocolat (una de mis actuaciones favoritas), Frida, Identidad o, la que es para mi su mejor actuación hasta la fecha, Spider-man II, encarnando al Doctor Octopus. En la parte contraria tendríamos títulos como El Codigo daVinci (donde, ojo, no actúa mal, lo que pasa es que la peli se las trae) o bodrios terribles como Dudley de la Montaña.

Alfred Molina ... ¿Seremos familia?

            Otro que ha llegado ha convertirse en actor de culto y ha encarnar algún que otro protagonista es Ron Perlman. Este actor de fisico “rocoso” (como ha sido descrito en algunos medios del sector), es un tipico del cine de serie B como En el nombre del Rey, Cronicas Mutantes o Outlander. Su curriculum impresiona, al igual que sus actuaciones: En busca del fuego, El nombre de la rosa, La ciudad de los niños perdidos, Alien Resurreccion, Enemigo a las puertas, Blade II, Star Treck Nemesis o en sus protagonistas (aunque con tanto maquillaje no se si cuentan) Hellboy y Hellboy II: The Golden Army.

Guapo guapo, lo que se dice guapo no es, pero si yo fuera director no faltaria en ninguna de mis pelis.

            Finalmente un actor algo menos conocido, Leland Orser. Es uno de estos rostros típicos, como lo fuera anteriormente Vigo Mortensen, que si nos fijamos le podemos ubicar en numerosas producciones. Destacan Seven, Independence Day, Alien Resurrección, Very Bad Things, El coleccionista de huesos, Pearl Harbour, El jurado o El buen alemán.

El menos conocido de los tres, pero con un poco de ojo lo descubrireis en muchos, muchos films.

            En algunas ocasiones estos secundarios se convierten, merced de una gran actuación en estrellas o como mínimo digamos que tienen su momento: Heath Ledger, el anteriormente mentado Mortensen, Thomas Haden Church (lo unico destacado en su haber era ser el malo de George de la Jungla hasta que Entre copas lo catapulto para convertirse en el peor malo de la saga Spider-man), Elijah Wood o el ganador del oscar y hasta hace dos días desconocido Christoph Waltz. Porque la verdad, sin grandes secundarios ¿Que seria del cine?           

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: