Alien games…

14 01 2010

            La saga cinematográfica Alien, por la cual siento una especial devoción, ha sido adaptada en numerosas ocasiones a diferentes videoconsolas. No puedo hablar de según que recreativas o consolas del “paleolítico” por simple y puro desconocimiento, así que me centraré en mis propias experiencias jugables.

Aún recuerdo con cariño aquellas entregas para 16 bits...

            Alien 3 es el primero que jugué de esta franquicia. Lo hice en las extintas Master System II y Megadrive. Del tercer film cogía la premisa argumental: se desarrollaba en un entorno carcelario hostil en el cual terminaba Ripley tras el incendio de la nave donde viajaba. En lugar de enfrentarnos a un único Alien, como sucedía en el film, nos encontramos con ingentes cantidades de los mismos, incluyendo varias reinas que determinaban el paso entre fases. El desarrollo era muy sencillo: un plataformas donde lo importante era rescatar a los presos, rehenes de los aliens, y conseguir llegar a un punto determinado (un ascensor) para pasar al siguiente nivel en una cantidad de tiempo concreto. La manufactura era correcta, aunque el control de la protagonista, Ripley, como no, dejaba algo que desear, sobretodo en lo referente a los saltos. Disfrutábamos de una única arma, que, al igual que en Aliens el Retorno, estaba compuesta a su vez por tres: la ametralladora, el lanzagranadas y el lanzallamas. La dificultad del producto era alta, aunque la atmosfera estaba muy bien conseguida, equilibrando el conjunto las numerosas vidas y “continues” de que disponíamos.

Creo que las plataformas fueron el género más abundante para estas plataformas.

            El mismo título, pero con manufactura completamente diferente, apareció para Super Nintendo. Con un desarrollo plataformero, al igual que su hermano de Megadrive, tenia numerosas virtudes que convirtieron dicho juego en uno de los mejores del catalogo de Snes. Para empezar a nivel gráfico era excelente. Los diferentes escenarios, siempre ambientados en Fury 161 (la prisión de la película), mostraban variantes importantes y un nivel de detalle fantástico. Los modelados del personaje protagonista, así como de los aliens estaban muy bien conseguidos, diferenciando claramente los distintos tipos de enemigos. Los movimientos estaban muy bien logrados: la protagonista podía trepar, disparar, saltar, arrastrarse por cañerías…cosa que en aquel momento no sucedía en todos los juegos. Los aliens se movían de forma diferente según el tipo, pero, los más fuertes e inteligentes, no avanzaban rectos, sino que se agazapaban y saltaban sobre nosotros sin darnos tiempo a liquidarlos. La música y los fx acompañaban una historia que se dividía en numerosas misiones. Estas no eran lineales, sino que podíamos optar por jugarlas en el orden que quisiéramos. Si parecía que esto al principio no tenía importancia, con el paso de las fases y el aumento de la dificultad, se hacia imperativo analizar las misiones (tan variadas como destruir huevos de aliens, salvar a los presos o soldar los monitores que controlaban la energía), buscar las mejores rutas y sobretodo cuidar mucho nuestro arsenal, pues era habitual quedarte sin munición y rodeado de aliens. Las armas eran las mismas que en la versión Megadrive, con el añadido de lucir mucho mejor, sobretodo el lanzallamas. En general un juego muy adictivo, pero que con el paso de las misiones y el aumento de la dificultad podía llegar a desesperar.

Y así empezaba Alien 3...

La versión supernintendo lucía espectacular.

            Para recreativa (o, actualmente, el emulador Mame) se podía encontrar un Alien 3 consistente en un juego de disparos puro. Controlando únicamente el punto de mira, derribábamos cientos de aliens, facehuggers y reinas, en un juego pensado para saturar al jugador a partir de la tercera fase (y la consiguiente introducción de monedas). Muy alejado técnicamente de la calidad mínima requerida para estos juegos, no deja de ser una curiosidad.  

Estas dos bestias cinematográficas ya se habían dado de castañas antes de caer en las manos de Paul S Anderson (director de la francamente decepcionante Aliens vs Predator)

            Para Super Nintendo apareció una joya que yo definiría para Freaks: Aliens vs Predator (el primero de una larga saga). Se trataba de un Beat`m`up (o juego de avanzar y pegar) en que controlabas a diversos predators o humanos, con los que avanzabas machacando aliens de diferente tipo. Gráficamente correcto, resultaba una simple copia de mayores éxitos, sin destacar especialmente. Era gracioso, aún y así, comprobar el traslado de diferentes características de ambas sagas, como las armas (reconvertidas aquí en golpes especiales) o los diferentes estados de gestación alien en la pantalla.

El primer título aparecido para Play.

            Con la llegada de las consolas de 32 bits, como sega Saturn o Jaguar, apareció en Playstation One el juego Alien Trilogy. A nivel visual era un Quake mejorado, todavía sin uso de polígonos, sino sprites, pero su verdadero punto fuerte era la atmosfera. Basándose, como su nombre indica, en las tres primeras películas de la saga, tomábamos el control de la Teniente Ripley en un shooter en primera persona. Al final de cada una de las tres partes en que se dividía el juego debíamos acabar con una reina. Para esto contábamos con un arsenal basado en el visto en los diferentes Films de la franquicia, sobretodo, como no, de la segunda parte. Aunque visto con el tiempo, resulta un juego muy irregular, cuando apareció fue todo un boom, sobretodo por su gran apartado técnico.

Aunque ahora estos gráficos parezcan light, hace 15 años + o -, eran lo más.

Este fue el último título para Psone: Alien Resurrección.

            Para la misma plataforma apareció, mucho tiempo después, y siendo uno de los últimos juegos para PSOne, Alien Resurrección. Basado en el film homónimo, nos metíamos de nuevo en la piel de la Tte. Ripley, para enfrentarnos de nuevo a diversas hordas de aliens. El planteamiento fue también un shooter, pero hubo varios cambios respecto a la primera entrega. Para empezar, a nivel gráfico las mejoras fueron sustanciosas, con un modelado genial de los aliens en 3d, aunque los movimientos se hubieran podido refinar. A nivel jugable, los controles mejoraron. A esto se añadió la posibilidad de contar, en ciertos niveles, con la opción de jugar con otros personajes aparecidos en dicho film, cada uno con sus armas específicas. La atmosfera, al suprimirse la música, resultaba incluso más terrorífica. Los sonidos estaban recreados de forma perfecta, poniendo los pelos de punta el continuo bip-bip del radar de movimiento. Las armas eran las típicas de este tipo de juegos: pistolas, escopetas, ametralladoras, algún láser… con la apariencia del film (una estética un poco hortera, pero al fin y al cabo seguían sirviendo para lo de siempre: pegar tiros). La dificultad del título tenía una pega: el gran apuro para acabar con las reinas, amén de algún fallo como que los aliens siempre aparecían en los mismos puntos (si nos veíamos obligados a repetir nivel ya sabíamos donde esperarlos).

Era francamente difícil avanzar entre tinieblas.

            Al mismo tiempo (que Alien Trilogy) aparecía un título que jamás llegué a jugar Aliens vs Predator para Jaguar. Las críticas recibidas fueron más que excelentes, pero el escaso éxito de la consola, así como su exiguo catalogo de juegos, acabaron con ella antes de poder comprobar su calidad.

Para mi, el mejor juego de la saga hasta la fecha.

            El siguiente hito a rememorar fue la llegada de, hasta el día de hoy, mejor juego de la saga. Unido otra vez al depredador interplanetario, aparecía para PC Aliens vs Predator, un nuevo Shoot`m`up en que destacaba, ante todo, la posibilidad de elegir entre encarnar un Alien, un depredador o un marine colonial. Cada uno estaba claramente diferenciado, con un estilo muy definido. Así el Alien era terriblemente rápido y mortal, aunque solo podía atacar cuerpo a cuerpo, defecto que compensaba con la posibilidad de agarrarse a cualquier superficie. El depredador era terriblemente fuerte y sus armas letales (sobretodo el disco, con el que partía en pedazos cualquier enemigo). A esto hay que sumar la posibilidad de volverse invisible y los diferentes modos de visión que permitían apuntar de forma automática a los diferentes rivales. El marine, como siempre, era el más débil. Armado con el sempiterno rifle de pulsos (mitad ametralladora, mitad lanzagranadas), contaba con un radar de movimiento y una serie de armas extra que resultaban muy útiles. Estas estaban sacadas tanto de las películas de aliens como del primer depredador: la smart-gun (una especie de M-60 futurista como la que llevaba Vasquez en Aliens el regreso que cuenta con la ventaja de apuntar de forma automática), el lanzallamas, una minigun (o volcanic, la famosa “impaciente” de predator) y un lanzagranadas (también extraído de predator).

Convertirte en un marine espacial era una experiencia terrorífica.

            Los gráficos resultaban sublimes, y combinados con los sonidos y música, convertían en toda una experiencia el juego. La parte más divertida era sin duda la del pobre marine. Obligado a avanzar medio a oscuras ayudado por una visión nocturna no muy útil (te cegabas con tus propios disparos) y las bengalas, cualquier pitido del radar o cualquier chillido de aliens acercándose hacía que se te helara la sangre. El alien tenia el defecto de que te desorientabas con una facilidad terrible, mientras que el predator estaba tan por encima de sus enemigos que era “casi” un paseo militar. Los niveles estaban robados de las diferentes películas, destacando, como no, Aliens de James Cameron. La reproducción era fantástica, con un nivel de detalle que convertía la experiencia en prácticamente cinemática.

La segunda entrega de la saga de PC decidió apostar por "si algo funciona ¿Porqué cambiar?", limitandose a pulir defectos y creando un juego redondo.

            Motivado por el éxito del producto llegó una “expansión” que sería Aliens vs Predator Gold (aunque se vendió como un nuevo juego) en que encontrábamos nuevos niveles multijugador y nuevas armas. Apareció una segunda parte, a la que no tuve la suerte de jugar, pero que por lo visto mejoraba algunos aspectos de la primera, como luces e historia.

Aliens vs Predator Extinction, menudo batacazo.

            Su traslado a Playstation 2 no podía ser más decepcionante, pues el fabuloso juego de disparos se quedó en un extraño intento de juego de estrategia. Volvíamos a controlar las tres especies con las que “customizabamos” ejércitos para cumplir diferentes misiones. Los aliens matar a todos y seguir reproduciéndose, los marines acabar con las otras dos especies y sobrevivir, y finalmente los depredadores querían capturar una reina alien. Con un apartado técnico mediocre, empezando por unos gráficos paupérrimos, fue una gran decepción para los usuarios de dicha plataforma.

Así de "excelsos" brillaban los gráficos de la entrega para PS2.

 

Estas criaturitas están próximas a desembarcar en Playstation 3.

            Finalmente, parece que en febrero (2010), después de numeroso retrasos, va ha llegar a PS3 una nueva entrega de “Aliens vs Predator”. Los videos que aparecen en Internet muestran unos gráficos impactantes por su enorme calidad. Promete seguir en la línea marcada por sus dos antecesores (Rebellion, los creadores, fueron responsables de la primera parte para PC), pero incrementando algunos aspectos, además de los técnicos (como por ejemplo el juego Online). Las expectativas están muy altas, pero lo enseñado hasta ahora promete. Un último apunte referente a este juego: su nivel de violencia es bastante elevado (algo “normal” si recordamos los Films de donde proceden, clásicos del terror). Tanto es así que el gobierno Australiano ha estado a punto de prohibir su difusión en ese país, aunque finalmente ha desistido de dicha intención. La verdad, hay imágenes bastante crudas circulando por Internet (donde un predator arranca una cabeza humana, con la columna incluida, al igual que en la película), pero para eso están las restricciones de edad, ¿no?

Volveremos a meternos en las carnes de un poderoso Depredador.

Las batallas multijugador prometen ser apabullantes.

Tal vez deberemos ir a Cines X a jugar con este juego... nunca se sabe. De todas formas, ¿No recuerda esto a aquellos cadaveres despellejados de la primera película de depredador?

            Parece ser, que al mismo tiempo, y bajo los augurios de SEGA, que pretende distribuir ambas entregas, se está desarrollando Aliens Colonial Marines, basado, por ¿quincuagésima? vez en la segunda entrega fílmica. Por lo visto se esperará a ver como funciona en el mercado Aliens vs predator antes de lanzar esta nueva entrega. Aunque también será un Shoot`m`up, sus creadores pretenden darle un aire más táctico, importando mucho como se actúa en combinación con el resto de la escuadra marine.         

Una vez más a pasar miedo...

Aunque parece que esta nueva entrega aún se tiene que pulir, promete.

Anuncios

Acciones

Information

One response

15 01 2010
Alex

Pues no hace mala pinta esta nueva entrega para PS3, habrá que verla! Y la verdad, yo no entiendo cómo para consolas tipo PS2 o PS3 se sacan a veces determinados juegos que son auténticas bazofias…¿falta de tiempo?¿de presupuesto?¿de creatividad? Porqué yo no me creo que sea falta de gusto, cualquiera se da cuenta de que el juego es una piltrafa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: