Percepción y cine.

23 07 2009

            Hace poco más de un mes encontré un blog donde su autor se dedicaba a despotricar a corazón abierto contra Blade Runner. Aludía a que sus efectos especiales eran de risa, sus interpretaciones acartonadas y sus metáforas excesivamente evidentes, entre otros defectos. Los subsiguientes comentarios iban en todas direcciones, gente que se adhería a su opinión y usuarios que realizaban una defensa a ultranza de la obra de Scott.

Hay quien ve maquetas y bombillas, y quien ve una hermosa historia.

            En aquel momento no supe que decir. La primera vez que vi Blade Runner no me gustó. De esto hace muchísimos años, y por entonces yo buscaba más acción que no reflexión. Al volver a visionarla hoy en día mi opinión ha variado radicalmente. Me atrae no solo lo que cuenta, sino lo que insinúa: la melancolía y los abismos personales que se intuyen tras los personajes, la reflexión sobre la mortalidad y la forma de aceptar las cartas del destino…

            Para mí, el film es solo el 50%, el resto lo ponen tus vivencias personales y, en consecuencia, tu comprensión del film. Por ejemplo la película de Lars Von Trier, Dogville. Mi buen amigo Jaime y yo estuvimos discutiendo el significado de la metáfora propuesta durante toda una tarde (sin consenso) para, tras leer unas declaraciones del director, descubrir que el mensaje del film se alejaba de cualquier de nuestras suposiciones.

Chaplin y Hitler, nacidos la misma semana del mismo año...dos destinos enfrentados.

            Estando en primaria visionamos El Gran Dictador, aburriéndome mortalmente. Quince años después, con todos los conocimientos acarreados sobre Chaplin, sobre la II Guerra Mundial, el Holocausto Judío… veo un film tan rico, tan lleno de matices, una declaración de intenciones y un canto a la libertad y la tolerancia…

            Inevitablemente con los años y el revisionado de las películas, tu misma formación y vida, te permiten añadirles matices que en un primer momento pasaron desapercibidos y a mi parecer, es con este paso del tiempo cuando disfrutas plenamente del cine.

Hay films que son una escena de acción sin sentido tras otra.

            También sucede el proceso inverso. Films que en la adolescencia adoraba, como el Mariachi o Desperado, encantado yo con su acción inverosímil y sus tiroteas imposibles, a día de hoy me resultan insoportables y me provocan somnolencia.

            Como alguien me dijo una vez, las películas cambian con los años,  pero siempre te vendrá  bien sentarte frente a una pantalla y evadirte de la realidad durante un par de horas.   

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: